Archivos para octubre, 2011

Dos chavales se sientan en un banco, después de haber estado toda la tarde jugando una pachanga con los amigos. Hablan sin parar, repasando los mejores momentos del partido que acaba de finalizar. Saben que han estado bien, se sienten crecidos. Entonces, uno de ellos pregunta al otro: “Oye, ¿por qué no nos apuntamos al equipo del barrio?”. Tienen 17 años y saben que será muy difícil entrar. Pero se deciden a intentarlo, y al día siguiente se presentan en el campo de tierra dispuestos a convencer al entrenador.

Esta escena se ha repetido miles, quizá millones de veces, en cualquier rincón del país. La única salvedad es que ésta que nos ocupa es el inicio de la historia de un hombre que se ha convertido en uno de los delanteros más peligrosos de la Segunda División. Joaquín Álvarez Álvarez, ‘Quini’, (San Martín de la Vega, Madrid, 04-07-1980) saborea el éxito pasada la treintena, después de una carrera tan atípica como meritoria. Una carrera que le ha llevado de las catacumbas de la regional madrileña a la lista de máximos goleadores (22 tantos la pasada campaña, cinco en este inicio de competición) de la Liga Adelante. “Empecé a jugar tan tarde porque mis padres eran feriantes y no podían acompañarme a los entrenamientos. De chaval me presenté a una prueba con el Atlético de Madrid. La pasé, pero tuve que renunciar porque no tenía quién me llevara”, explica. Así, cuando empezó a tener independencia, decidió probar si su facilidad goleadora en las porterías improvisadas de la calle se podía trasladar al ‘fútbol de verdad’. Y fue llegar y besar el santo. “Al principio, el entrenador del equipo del barrio no quería ni dejarnos entrenar porque decía que no seríamos constantes. Pero lo convencimos, vaya que sí. Metí cuatro goles en el partidillo y me hicieron ficha”, recuerda, con orgullo.

(más…)

‘Doc’ Emmet Brown ya tiene listo el Delorean. El condensador de fluzo está preparado para impulsar el coche que nos llevará al pasado, para conocer de cerca el origen de la historia de un jugador excepcional. Será un viaje a un pasado reciente, aunque a la vez muy lejano. El día en que un chaval de 19  años llamado Aitor Tornavaca (Vitoria, 24-03-76)  debuta en el fútbol profesional de la mano del Sporting de Gijón. El día en que comienza una carrera en el fútbol profesional que se mantendrá viva 16 temporadas. Que superará los 400 partidos jugados… y que todavía dura.

Pongámonos en situación. Es octubre de 1995. En España, los teléfonos móviles tienen todavía una escasa implantación. Acaba de aparecer una nueva empresa, Airtel, decidida a lanzarse al mercado que, hasta entonces, controlaba Telefónica en exclusiva. Microsoft acaba de lanzar su sistema operativo Windows 95, que recomienda poseer un PC con un procesador 486.  El Barça de Johan Cruyff está en pleno proceso de desmantelamiento. Kodro, Hagi, Prosinecki y un jovencísimo Luis Figo son sus extranjeros. El Atlético de Madrid de Antic, Kiko, Molina, Pantic, Penev y compañía está dando sus primeros pasos hacia el doblete. El Madrid empieza la Liga con Valdano, pero la acabará con Arsenio Iglesias en el banquillo. En Segunda, equipos como el Écija, el Logroñés, el Toledo, el Marbella o el Extremadura se baten el cobre cada semana. En la televisión se anuncian productos como el Seat Córdoba, el vino Don Simón en tetrabrick o el estimulante sexual Tauritón. Un recital de nombres que suenan a prehistoria. Y que ayudan a engrandecer la leyenda de un jugador discreto, al que le cuesta hablar de sí mismo.

(más…)

Hay gente a la que no le gusta perder el tiempo. Que no está por la labor de dar rodeos, de esperar su oportunidad en un sitio donde no dispone de una confianza absoluta. Que está dispuesta a hacer miles y miles de kilómetros por un sueño. Y que, al final, aunque sólo sea en unos pocos casos, tiene su recompensa. El último ejemplo es Aleix Vidal (Valls, Tarragona, 21-08-1989) quien, después de haber pasado por cuatro filiales diferentes, ya es miembro a todos los efectos del líder de la Segunda División, el Almería. Se acabaron los dorsales más allá del 25 para un jugador valiente que, con 22 años, ya ha cantado su primer gol en la categoría.

La estética de Aleix no engaña. Su corte de pelo y sus múltiples tatuajes -a medio camino entre un cantante punk y el protagonista de Prison Break- proyectan una imagen descarada que se confirma al poco de empezar la conversación telefónica. Habla con la confianza de un conocido de toda la vida. Directo, sin tapujos, sobre una trayectoria poco convencional que le ha llevado a probar suerte allá donde creía que estaba la oportunidad, hasta que la encontró de la mano de Lucas Alcaraz. “Nunca me ha importado irme fuera. Desde que mi padre y yo nos empezamos a plantear mi carrera, lo tuvimos claro. Y ahora, parece que por fin salen las cosas”, reflexiona.

(más…)