Archivos para agosto, 2012

El ambiente en el Ramón de Carranza era infernal. El Lugo lo había pasado mal, muy mal, y el equipo local, el Cádiz, había conseguido igualar una eliminatoria que parecía tener muy cuesta arriba tras el 3-1 de la ida. Se venía el drama por excelencia en el fútbol, los penaltis, tras una prórroga en que los lucenses desaprovecharon un par de buenas ocasiones para sentenciar definitivamente el duelo en el último peldaño antes de la gloria de plata. El ascenso estaba en juego.

Si alguna vez han tenido que lanzar un penalti, aunque sea en el desempate de un torneo de barrio, saben el cosquilleo que se siente en la barriga mientras el míster va eligiendo los lanzadores. El desasosiego al visualizar mentalmente hacia dónde quieres lanzar y la posible reacción del portero. ¿Saben a lo que me refiero? Bien, pues a eso añádanle el griterío ensordecedor de 15.000 personas que desean con toda su alma que falles para que sea su equipo, y no el tuyo, el que consiga la gloria.

En esas circunstancias es cuando se agradecen los jugadores valientes, los que mantienen la cabeza fría. Y José Manuel Rodríguez Morgade, Manu (Wetzikon, Suiza, 22-06-1984) es uno de ellos. El defensa aceptó su responsabilidad de lanzador habitual y se pidió el último lugar de la tanda. Aquel que, muchas veces, acaba marcando el destino de su ejecutor. “Muchos de nosotros legamos a pensar que nos quedábamos fuera, hubo un momento del partido en el que el Cádiz nos tuvo contra las cuerdas. Pero cuando llegamos a la tanda, no pensé en nada en concreto. Simplemente, pedí lanzar el último. Es una cuestión de confianza”, asegura, con naturalidad, como quien habla de algo tan simple y cotidiano como descorchar una botella o atarse los zapatos.

(más…)

Anuncios