Posts etiquetados ‘Sevilla’

LFP

Captura de la web de la LFP con 21 escudos en su encabezamiento

Hace unos días, la LFP realizó el sorteo del calendario para la temporada 2013/14. Si vamos a la web de la Liga, encontraremos un par de detalles que, si no implicaran a entidades profesionales, podrían resultar hasta graciosos. El primero está en el faldón que adorna la parte superior de la pantalla, una colección de escudos de los equipos participantes con enlaces a las páginas de cada uno de ellos. Cuéntenlos. Falta uno. Ahora mismo, a falta de poco más de un mes para el inicio de la competición -y cuando muchas plantillas ya han empezado a sudar- oficialmente sólo hay 21 clubs inscritos. El segundo detalle lo encontramos en el calendario. Busquen la primera jornada de Liga y el partido de debut del Recreativo de Huelva. Ahora mismo, el equipo de Sergi Barjuán se estrenaría en campo de un tal “Club 22”. Nada que suene a ejemplar en una competición que presume de ser la mejor del mundo. El embrollo, como saben, parte del descenso administrativo del Guadalajara. Un problema con raíz en una legislación que suma ya dos décadas de despropósitos.

La ley del Deporte establece que, desde julio de 1992, los clubs que compiten en categoría profesionales se deben constituir, obligatoriamente, en Sociedades Anónimas Deportivas. Teóricamente iba a ser la solición definitiva a los problemas endémicos del fútbol español (que ya había pasado anteriormente por un plan de saneamiento que dejaba a cero el contador de deuda), porque, a partir de entonces, como cualquier otra empresa, las entidades deberían responder de sus cuentas ante sus accionistas.

(más…)

En verano de 2010, José Mari Romero (Sevilla, 10-12-1978) era un tipo melancólico. Se sentía cansado, muy cansado. Llevaba años sin disfrutar de su oficio de futbolista y había tomado una decisión que, a su edad -contaba entonces con 31 años- parecía, a todas luces, prematura: la retirada. Sin embargo, echando la vista atrás, no le faltaban los motivos. Llevaba en el fútbol profesional desde los 18, había alcanzado un nivel con el que otros jugadores sueñan durante toda su carrera y (lo más importante) sus últimas dos experiencias habían sido amargas, llenas de insultos, gritos, desprecio y un rendimiento ciertamente discreto. Ni siquiera en la Segunda División, en la que se había refugiado tras sufrir las iras de la afición del Betis, había podido sentirse a gusto. Lo único que le pedía el cuerpo era parar y reunirse, por fin, con su familia, después de media vida dando tumbos. Estaba decidido. La estrella se había acabado.

Pero una llamada telefónica lo cambió todo. Emilio Viqueira, entonces director deportivo del Xerez, le hizo una oferta casi a su medida. No hacía falta que viviera en Jerez, podía instalarse en Sevilla y recorrer el trayecto de una hora escasa en coche para acudir a los entrenamientos. El club, además, no le ponía ningún tipo de presión. Únicamente querían exprimir sus últimas gotas de talento. Y lo lograron. “Lo que me hizo Viqueira fue un auténtico regalo. La posibilidad de estar en mi casa y volver a disfrutar del fútbol fue algo inesperado. Cuando me lo planteó, no dudé ni un instante”, reconoce, relajado, con el sonido de sus hijos, que juguetean de fondo, como única distracción. Así, lo que pudo ser una retirada acabó convirtiéndose en uno de los fichajes más acertados del Xerez de las últimas temporadas. Dos años y una veintena larga de goles después, la zancada potente del delantero sevillano todavía recuerda a la de aquel chaval casi imberbe por el que media Liga perdió la cabeza hace ya una década y media. Y le queda cuerda para rato.

(más…)